Compró una casa en ruinas y descubrió una piscina escondida.

Un hombre de Estados Unidos se llevó una sorpresa luego de comprar una propiedad en ruinas. Descubrió que había una piscina escondida en el jardín. Y decidió acondicionarla.

John Reynolds es enfermero y vive en Texas. De acuerdo al diario Metro.co.uk, el protagonista de la historia adquirió la vivienda de tres habitaciones, que estaba a punto de demolerse, por un precio de casi 20 mil dólares.

Reynolds explicó, citado por el mismo medio, que el lugar se encontraba en mal estado: había montones de basura, gatos callejeros y además el jardín estaba cubierto de maleza y escombros. Su anterior dueño, quien vivió allí 20 años, falleció y la casa permaneció deshabitada durante un tiempo.

El enfermero planeaba refaccionar toda la vivienda y luego venderla para sacar un rédito económico. Pero todo cambió cuando se produjo una fuerte tormenta en la zona: la lluvia despejó parte de la tierra y dejó al descubierto una pileta de 9,75m de largo x 5,18m de ancho.

«Antes había visto un poco del borde de concreto, pero pensé que era parte del patio o macizos de flores. Había tanto que hacer con la casa. Esa pequeña área era mi última preocupación, aunque noté que siempre estaba pantanosa a pesar de que no habíamos tenido lluvias durante semanas», aclaró Reynolds.

Una vez que pasó la tormenta, su vecina lo llamó para avisarle sobre la novedad en su patio: «Me preguntó si había visto la piscina. Le dije: «No sé de qué hablas, no tengo piscina» y ella dijo: ’Sí, la tienes’. Cuando me acerqué, se podían ver los azulejos del borde. Estaba en shock. Pensé ’ya sea que viva aquí o venda la casa, no puedo dejarla así’».

En total, pasó 18 meses arreglando toda la casa. Con respecto a la pileta, reparó fugas, la repintó y la limpió: gastó 10 mil dólares aprox. El texano aseguró que, en la actualidad, la propiedad tiene un valor estimado de 219 mil dólares.

«Siento como si hubiera tropezado con un billete de lotería ganador (…) Ni en un millón de años cuando compré la propiedad pensé que estaría nadando en mi propia piscina», declaró.

Reynolds afirmó que disfruta de su nueva adquisición. «La compré como una pequeña inversión con la intención de refaccionarla y venderla, pero me ha dado tantas sorpresas que no sé si puedo dejarla ir (…) Transformarla ha sido una labor de amor, y he decidido que por ahora será mi hogar», expresó.

MIRA LAS FOTOS:

Espacio. Una tormenta dejó al descubierto la piscina. Foto: Mercury Press/John Reynolds.
Espacio. Una tormenta dejó al descubierto la piscina.

Fuente: Clarín.

© PyG. Según Art.28 de Ley 11.723 «Las noticias de interés general podrán ser utilizadas, transmitidas o retransmitidas; pero cuando se publiquen en su versión original será necesario expresar la fuente de ellas». En consecuencia, PYG no se hará responsable de la información publicada, cuando se cite la Fuente de la misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: