¿Se cae el modelo de la libertad responsable? Suecia admite fallos en su lucha contra la pandemia

El modelo sueco de «libertad responsable» que ha sido indicado por los detractores del modelo de aislamiento social obligatorio como el ejemplo a seguir para luchar contra la epidemia global no ha podido resistir el brote de coronavirus. Y el epidemiólogo jefe de la Agencia de Salud Pública, Anders Tegnell, reconoció que se pudo haber hecho mas.

Suecia desarrolla una estrategia basada en las responsabilidades individuales de los ciudadanos.

El epidemilogo Anders Tenell reconoció que se «pudo haber hecho mas» frente a la epidemia global que hoy afecta su país. El epidemiologo reconoció que «si nos enfrentásemos a la misma enfermedad sabiendo lo que sabemos hoy, creo que acabaríamos haciendo algo a medio camino entre lo que Suecia hizo y lo que hizo el resto del mundo», señaló ayer en una entrevista a la emisora pública Radio de Suecia.

Hasta el miércoles fueron detectados 38.589 casos de Covid-19 y 4.468 personas fallecieron, una mortalidad descrita por Tegnell como demasiado alta para un país de 10 millones de habitantes.

El epidemiólogo afirmó, sin embargo, no estar seguro de si la introducción de medidas adicionales habría hecho la diferencia, algo que sus críticos dan por descontado debido al desempeño muy superior de un país comparable, como Noruega, en sus estrategia de cuarentena rígida.

Al revés que su vecino, Suecia mantuvo abiertas las escuelas (para niños menores de 16 años), cafés, bares, restaurantes y empresas, pidiendo a todos que observen las recomendaciones de distanciamiento social y que “asuman sus responsabilidades”.

Asimismo, alentó a la población a trabajar desde el hogar, limitar sus contactos y lavarse las manos regularmente, siempre sobre una base voluntaria.

La única limitación importante fue la prohibición de las reuniones de más de 50 personas, así como las visitas a residencias de ancianos.

Las autoridades suecas siguen defendiendo su modelo y hablan de medidas pertinentes a largo plazo, repitiendo en los medios de comunicación que esta lucha contra el virus es un “maratón y no un sprint”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: